miércoles, 23 de septiembre de 2009

Economía y sindicalismo

Nuestra historia como la de cualquier país del mundo se ha visto marcada por las decisiones de nuestros dirigentes políticos. Siglo tras siglo, mandato tras mandato, periodo tras periodo, hemos sido testigo de una gran disputa partidista por el control político del estado, entre los dos partidos tradicionales El Liberal y El Conservador. Cada partido con periodos de mandatos muy extensos debido a la sucesión seguida de diferentes miembros del mismo partido en el poder, estos periodos conocidos normalmente como hegemonías políticas tenían su decadencia en su mala administración y en las críticas en gran parte destructivas por parte de sus rivales.

El siglo XIX y el siglo XX en Colombia, son grandes ejemplos de lo ya mencionado, puesto que estuvieron marcados por altibajos entre los dos partidos tradicionales. Quienes para mantener su presencia en el poder beneficiaban con sus políticas a la oligarquía del país, representada por los grandes empresarios comerciales y los agrícolas, dejando a un lado a la muchedumbre representada en el obrero, el campesino, los analfabetas, etc. Negando la participación de estos en las decisiones del Estado.

El desarrollo del país a sido el afectado, debido al juego sucio y bajo al que han caído los partidos políticos que son los obligados a proponer alternativas de desarrollos para todos y no solo para una pequeña parte beneficiada. A mediados del siglo XIX el país económicamente estaba en decadencia debido a las políticas de librecambio aplicadas por los liberales y que afectaban a muchas industrias nacionales que no podían competir mano a mano con las grandes industrias extranjeras, debido a la calidad del producto y un sistema aduanero muy mal administrado.

Con esto se pone fin a la hegemonía liberal de ese periodo y llega a dirigir el país los conservadores que les tocaba el turno de dominar, implementando a su vez un sistema proteccionista de nuestros productos lo cual llevo al fortalecimiento de las empresas nacionales y la creación de nuevas empresas, como el caso de Bavaria, la compañía colombiana de tejidos - coltejer, entre otras.

Este sistema proteccionista presento un inconveniente que después tuvo que ser regulado para garantizar el desarrollo económico, uno de los inconvenientes fue la inflación surgida por la protección aduanera que encareció las importaciones estimulando por otra parte las exportaciones. Y la irregularidad para la emisión de billetes ha cargo del naciente banco de la republicada, controlado a sus anchas por el presidente conservador de turno.

Este proceso de industrialización se debido en buena parte a el movimiento económico y al crecimiento de la ciudades junto con el proceso de urbanización y los conflictos agrarios que se fueron generalizando, como consecuencia de la emigración rural al área urbano, golpearon a la vida rural, llevando al país hacia el capitalismo que demandaba cada día, una mayor mano de obra asalariada, frente a las clases adineradas que persistían en mantener los privilegios y prebendas y en acrecentar su afán de lucro. Y dentro de este marco de formación capitalista que vino a incrementar las tensiones de los trabajadores agravadas luego por la estrechez económica producida a consecuencia de la primera guerra mundial y a la explotación laboral de la cual eran victimas, surgieron en Colombia los primeros sindicatos. Cuyo fin primero, era el de establecer los derechos que contrarrestaran la explotación laboral y que mas tarde conformaran digámoslo así un bloque político (conocido como el partido socialista) para que defendieran sus derechos, bloque o partido que iba a ser bien acogido por la central de trabajadores debido a la cantidad de votantes con un mismo objetivo en común, este naciente partido que se diera a conocer por la derrota propinada al liberalismo en el departamento de Antioquia precisamente, viendo los liberales en este grupo unos grandes aliados para sus ambiciones de retornar al poder, redireccionan sus discurso hacia nueva clase social naciente, hacia el proletariado, captando adeptos y menguando el crecimiento del partido socialista (el de los trabajadores).

El partido socialista (trabajadores) a ver que no pueden llegar al poder por la cantidad de simpatizantes inclinados ahora hacia el liberalismo, brindan todo su apoyo a este movimiento político para reinstaurase de nuevo en el poder y a si derrotar a los conservadores en las contiendas electorales, el liberalismo tomaría "la defensa de los trabajadores" pero no poniendo en peligro a la oligarquía liberal monopolizadas en el poder y disminuyendo la participación de los trabajadores a este cargo político.

¿A caso la vida política del país en los siglos XIX y XX ha tenido algún cambio en la actualidad? ¿Será que la política aplicada hoy en Colombia esta dirigida a la clase obrera y a la muchedumbre y no al beneficio de los grandes empresarios nacionales y extranjeros?

En fin, la vida política del país no solo en los siglos mencionados, sino también a lo largo de la historia ha estado marcada por una gran monopolización en el poder. Las hegemonías partidistas no trabajan por el bien común de la sociedad, sino en Pro de su partido, afectando el desarrollo sostenible del país.

Y creando de esta manera la división de clases y la explotación de una, para saciar las ambiciones de otras.

Una ambiciosa solución a este problema fuera un megaproyecto de unidad política a largo plazo, en el cual los partidos políticos trabajaran en Pro del desarrollo del país, dejando a un lado sus diferencias.

Y los partidos en receso de poder, formulando críticas constructivas al gobierno de turno para el fortalecimiento del estado y de la economía, y de esta manera entra a competir de forma activa al mercado mundial, para no ser devastado por este.

No hay comentarios: