martes, 3 de noviembre de 2009

Critica a la solidaridad institucionalizada y al estado de bienestar

Uno de los grandes problemas para el desarrollo de los estados (en la actualidad), es el empleo de la solidaridad en sus instituciones. La solidaridad, practicada de individuo a individuo resulta un valor muy importante para la vida cotidiana y la supervivencia. Pero cuando este valor es empleado en las instituciones en este caso, en el estado. Lleva consigo una carga degeneración, retroceso, que termina por socavar al ciudadano (individuo), en su proyección competitiva volviendo de este un ser incapaz y que siempre esta a las expensas de la ayuda del estado, un ciudadano incapaz de resolver problemas por su cuenta.

Llevando al estado reflejado en sus instituciones a tomar una figura paternalista frente a los ciudadanos, sembrando en este (Individuo o Ciudadano) la semilla de la improductividad y la mediocridad. De hecho hay que resaltar que estamos en un mundo capitalista que cada vez demanda más individuos competitivos que solidarios, para de esta manera enfrentar el gran mercado global.

Como se dijo, cuando el estado institucionaliza la solidaridad y toma la figura paternalista, no solo siembra la semilla de la improductividad en el individuo, sino que penetra como un virus troyano lo hace en un computador, en la Democracia. (Porque un sistema democrático, se basa en la capacidad que tiene el pueblo para participar en la toma de decisiones que lo afecta)Debido que el pueblo cuenta con una supuesta "defensa" EL VOTO, para elegir a sus representantes, y frenar la avaricia de sus gobernantes. El estado benefactor que es de cierta forma es el estado que más hace énfasis en la solidaridad, a tal punto que llega a institucionalizarla, corrompe esta "defensa" en contra del pueblo, porque se aprovecha de sus recursos y de las necesidades del individuo para comprar voto, y el pueblo necesitado queda de nuevo en manos de los mismos dirigentes, algunas veces perpetuándose en el poder y destruyendo la democracia, un ejemplo claro podría ser lo ocurrido en nuestro país vecino Venezuela; que a pesar de que su carta magna expresa en el art. 4 "Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia" es un estado que en la actualidad practica muy de lleno la solidaridad, es más bien un estado de bienestar antes que democrático, pues se cumplen todas las premisas para ser de esta forma, analicémoslas:

1- Es un estado que a adquirido una figura demasiado paternalista frente a sus ciudadanos, pues estos en su gran mayoría siempre están a las expensa de la ayuda que les puede aportar este.

2- Esta nacionalizando las empresas constituidas hasta un entonces privadas.

3- Es un estado que maneja el tipo de cambio y la cantidad de dinero circulante, en función de sus políticas de desarrollo.

4- A desarrollo una amplia red de planes de ayuda social en beneficio de los más pobres.

5- Considero que una de las más resaltable desvirtúa el sistema de votación, aprovechando sus recursos y las necesidades del pueblo para la compra disimulada de votos, por medio de sus políticas.

El estado de Bienestar, fue propuesto por John Maynard Keynes, como medida para contrarrestar la gran depresión de 1929. Postulo, que el estado debe intervenir activamente en la economía y la sociedad, con vistas a complementar el funcionamiento del mercado, garantizando un mínimo de bienestar básico a toda la sociedad. Las medidas del modelo bienestar son:

a) Empresas Públicas: el estado se convierte en empresario en aquellos sectores que son indispensables para la economía, pero que el capital privado no quiere o no puede invertir.

b) Regulación económica: el estado dicta normas obligatorias respecto de ciertos aspectos de la actividad económica, con vistas a favorecer su desarrollo. Ejemplo: fijación de precios máximos.

c) Impuestos progresivos: se cobran impuestos proporcionalmente mayores a aquellos que tienen mayores riquezas.

d) Centralización estatal del crédito: el estado adquiere un rol predominante en la asignación de crédito a las empresas privadas, orientando los préstamos hacia los sectores de mayor interés para la nación.

e) Expansión monetaria (Inflación): El estado maneja el tipo de cambio y la cantidad de dinero circulante, en función de sus políticas de desarrollo.

f) Política social: el estado desarrolla una amplia red de planes de efectiva ayuda social en beneficio de los más pobres. Ejemplo: pensiones y subsidios.

g) Derechos laborales: se consagran y efectivizan un conjunto de nuevos derechos en favor de los trabajadores (ej: jornada limitada, descanso semanal) que llevan a incrementar los salarios junto con el nivel de empleo.

h) Proteccionismo. El estado nacional fomenta las industrias locales, limitando de distintos modos el ingreso de productos importados.

Mediante todas estas medidas de intervención, el estado bienestar, sin romper con el modo de producción capitalista, establece mecanismos de redistribución por el cual el beneficio de los sectores más ricos de la sociedad se ve acompañado por el incremento del bienestar de los sectores más pobres.

Como se puede observar, el estado de bienestar muestra deficiencia en el mundo globalizado en el que nos encontramos debido que demanda mayor competitividad entre los individuos, realzando la importancia de este para el mercado. Por ello es preciso redireccionar o sustituir sus políticas a un estado o sistema de gobierno diferente, en el cual se garantice los derechos considerados esenciales para mantener el nivel de vida necesario para de esta manera poder participar como miembro pleno en la sociedad.

El Estado Social de Derecho, es un estado de tipo democrático, que se caracteriza por el reconocimiento de derechos de índole (esenciales) individualista y de orden colectivista, con una idea de propiedad privada, pero sumada a la existencia de su función social, con una importante labor interventora del Estado en todos los niveles.

Cuando se habla de Estado de derecho, se habla del gobierno de las leyes. En este sentido no gobiernan los individuos, sino que se está bajo la directriz de las normas de ese Estado. El Estado se sujeta al Derecho.

Cuando se habla de lo social, se refiere a los intereses colectivos y a las acciones que, en los distintos campos de la vida, se dirigen desde allí. Un estado social de derecho debe regirse bajo los siguientes ejes:

  1. Igualdad y Libertad: como derechos fundamentales que el estado debe defender.

  1. Estado como gestor: de manera intervencionista más no controladora.

  1. Velar por los derechos sociales: garantizando la protección de los más desfavorecidos. Entre estos derechos tenemos la educación, la vivienda digna, la salud, la seguridad social, la asistencia sanitaria, el acceso a los recursos culturales, entre otros.

  1. Principio democrático: respetando los principios de las democracias liberales.

Bajo estas premisas, un Estado Social de Derecho, debe proveer la integración de las clases menos favorecidas, evitar la exclusión, la marginación y las desigualdades. Debe además brindar instrumentos como la educación y sanidad, financiados con cotizaciones sociales.

Sus principales objetivos son, por un lado, dar un marco regulatorio al capitalismo a fin de asegurar que la Competencia (economía) realmente se implementen y, segundo, que los beneficios de la actividad económica se extiendan a la sociedad entera en relación a los esfuerzos personales pero evitando extremos de privación, inequidad o injusticias.

Ahora bien esto significa que el bienestar debe ser alcanzado por el individuo por su cuenta y el estado debe garantizar la justicia, que esto se cumpla.

La justicia va acompañada de seguridad, pues sin la seguridad como se puede dar la libertad. Es por ello que la justicia es uno de los fundamentos para cualquier estado que se pretenda legítimo.

En la actualidad no es recomendable en los sistemas de gobiernos que rigen un país, institucionalizar la solidaridad pues de inmediato ese gobierno acoge una figura paternalista para con sus ciudadanos, convirtiéndose en un estado de bienestar y sembrando en los individuos la semilla de la improductividad, volviéndolos incompetente frente a un mundo globalizado que demanda cada día más ciudadanos productivos que solidarios. De esta forma se redirecciona las políticas de ese estado sin retomar la figura de estado liberal, a un estado social de derecho que tiene por tarea fundamental garantizar los derechos esenciales de índole individual y de orden colectivista dejando a su vez la puerta abierta para la competitividad, sin dejar a un lado los intereses colectivos de la sociedad afectada. Y esto se logra garantizan seguridad y justicia. Con todo esto que realmente claro que la justicia no es lo mismo que el bienestar, la justicia tiene que ser trabajada por el estado. Mientras que el bienestar debe ser alcanzado por el ciudadano por su cuenta y posibilidades.

No hay comentarios: