viernes, 13 de mayo de 2011

ELOGIO A LA PEDAGOGÍA Y LA EDUCACIÓN COCHERA

Cuando un estudiante dinámico de la noche a la mañana llega con una gran calma, es síntomas de alerta y cuidado. Que un estudiante, que siempre es extrovertido, alegre, "mamador de gallo", llegue y permita dar la clase sin una sola intervención por sus acostumbradas acciones no es síntomas de madurez, ni de cambio positivo y mucho menos de un excelente trabajo pedagógico que como arte de magia de un día para otro, logro penetrar en los sentimientos de este alumno, lo cambio de forma extraordinaria, para uno más de los grandes logros de la pedagogía y para enaltecer el ego de los docentes de planta de la institución educativa.

Desde la semana pasada observe el cambio de actitud en un estudiante con dichas característica, que para proteger su nombre e identidad llamaré Aníbal, un joven que desde inicio de año se mostro muy dinámico, alegre, extrovertido, hasta "mamador de gallo" y de un día para otro cambió su actitud a 360º.

Los compañeros docentes parece no importarle su cambio, ha pasado desapercibido, pero logró captar toda mi atención esta semana y con la gran fortuna que gracias a la psicopedagogía y mostrarle mi parte humana, me conto que le está sucediendo. Para mi sorpresa en los ojos de ese estudiante tan extrovertido comienza a salir agua y un sentimiento de dolor que le era imposible ocultar, Su Mamá, su sagrada madre y creo que todos sabemos lo importante y necesario que es una madre en nuestra vida, sufre una penosa pero terrible enfermedad, solo me quedo para darle fuerza, animo y hablarle de lo importante y grandioso que es poder de la oración, la fe y la esperanza en nuestro señor Jesucristo.

En hablarle de su rendimiento académico, de la alegría que le puede dar a su mamá al entregarle un informe excelente de sus calificaciones, para que le sirva a ella de motivación y orgullo en esa situación lamentable en la que se encuentra y que por el contrario, no sea un motivo de preocupación para ella su bajo nivel académico, por último, recibo un gesto de agradecimiento y un cambio de actitud en la próxima hora de clase.

Este estudiante debe recibir una ayuda profesional para que no vaya a decaer en una actitud de pesimismo. ¿Qué hubiese pasado, en el caso que me hubiera limitado a impartir clase con la satisfacción que ese estudiante extrovertido no interrumpió el desarrollo de las actividades educativas dentro el aula? El problema de Aníbal seguiría creciendo sin control, pues al sentimiento de dolor, se le sumará un sentimiento de desmotivación, desinterés y sentiría que a nadie le importa lo que le sucede, se sentiría poco valorado, una de las mejores forma de desahogarse según estudios realizados en el reino unido es a través del dialogo, este mismo estudio revela que muchos adolescentes se desahogan a través de la autolesión, que a mi parecer es una forma incorrecta de desahogo.

Por eso cuando la docencia escolar es impartida por personas ajenas a la pedagogía, el campo educativo pierde su esencia, la esencia humana que mira los sentimientos del alumnos y además, los planes de áreas que anualmente se elaboran para impartir clases pierden su contraste y su color pedagógico, pues, carecen de actividades lúdicas pedagógicas pensadas para captar la atención del estudiante y que este asimile la información de forma correcta, clara y significativa, que le de la magia de la atracción y enamoramiento por la materia en estudio, causando el efecto contrario en el estudiante.

La docencia escolar en ninguno de los casos debe ser vista como una simple transmisión de conceptos, teorías, ideas y mucho menos, el estudiante debe ser visto como un ente pasivo que no propone nada y que solo se limita a recibir información estudiarla y seguir avanzado hasta culminar con éxitos el plan de área. Esto es lo que denomino EDUCACIÓN COCHERA, pues el jinete guía es el Docente, los estudiantes se le coloca unas ANTEOJERAS para que se limite a seguir adelante sin mirar a ningún lado, sin importar sus sentimientos y sin objetar lo que le dice el Docente, UN ESTUDIANTE PASIVO.

No hay comentarios: