jueves, 5 de enero de 2012

TRANSFORMACIÓN CULTURAL, PUEBLO = CIUDAD

El pasado 31 de diciembre estuve en Malagana, Bolívar tierra de mis abuelos, de mi madre, donde viven mis familiares. Es un pueblo que adoro con todo mi corazón en el cual tengo muchos buenos amigos y muy buenos recuerdos, es un territorio "rural", donde es fácil y común ver la gallina andando por la calle, de igual manera el pato, el cerdo, el chivo y hasta las vacas. Pero estos últimos días que he pasado en este lindo pueblo, he visto algo que atrajo mi atención.

Los pueblos característicos de frutas, naturaleza, de animales que muchas veces son utilizados para los trabajos diarios, y del famoso y siempre recordado mandado casero de la madre: Vez donde tu abuelo y dile que …., todas estas costumbres están siendo desplazados por la tecnología; rompiendo el status quo de estas comunidades. No cabe duda que la tecnología ha llegado para mejorar nuestra calidad de vida de las personas, pero recordando el famoso mandado donde abuelo, donde tío y en otros lugares, esa caminata donde se podía hacer ejercicio, respirar aires fresco, contemplar la naturaleza de un pueblo lindo, esa larga y para muchos tediosa caminata que llevaba un tiempo prudente es cortada por una llamada de celular, donde ahora dicen: LLAMA A TU (ABUELO, TÍO, ENTRE OTROS) Y DILE…, donde se transmite la radiación que día a día carcome nuestra sociedad, pero nos vemos obligado a seguir utilizando porque se ha convertido en una necesidad, entre otras cosas porque el ser humano siempre ha tenido, la necesidad (Valga la redundancia) de comunicarse.

Resulta común observar en los pueblos el capitalismo industrial y comercial de la Auteco, la yamaha y la suzuki, en todo su esplendor, debido que han encontrado un mercado creciente que les permite ingresar dineros a sus arcas, resulta que ahora desplazan, trasladan e instalan, constantemente concesionarios de motos en los pueblos. Estas motos llegan a cumplir unas funciones interpuestas por el marketing comercial de sus grandes productoras, como rapidez a la hora de trabajar y otras más, poco a poco calcamos los pueblos en mini-ciudades y transformando dicho espacio natural, a tal punto que los pobladores comienzan a consumir más dióxido de carbono de lo comúnmente aceptado en esos espacios, acrecentando de esta forma el calentamiento global ahora, la leche, el ir a la finca, el ordeñar, poco se realiza en burro, en caballo, ahora la moto es la favorita para realizar ese oficio, en la actualidad, en los pueblos los escándalos de heridos en los centro de salud ha crecido, aquí las motos hacen su aporte.

Recuerdo en mis tiempos de niñez, en vacaciones y cuando viví en mi querida malagana, no existía tanto miedo porque los niños jugaran en la calle, como ahora, donde solo se escucha: CUIDADO CON LA MOTO!!!

Este hecho se repite en todos los pueblos a los que he visitado, incluyendo arroyo grande, arroyo de piedra, punta canoa, bayunca, malagana, entre otros. Me duele lo que está sucediendo, pero somos herederos de un capitalismo el cual si no asumimos de forma inmediata quedaremos rezagados en el olvido, lo cual no estamos dispuestos a tolerar, pero lo podemos transformar en un capitalismo biocomercial y bioindustrial, teniendo en cuenta la riqueza de biodiversidad que nos rodea, pues si la sociedad Colombiana sigue así, los futuros habitantes nos reclamaran, diciendo: ¿Porqué? ¿No se daban cuenta? Nos han perjudicado…

Que viva el proyecto Colombia 2025, Favor ver:

http://www.youtube.com/watch?v=0jaYVa1oywQ

Sígueme en twitter:

@gusverme