viernes, 25 de septiembre de 2015

Fin del conflicto en Colombia, en manos de los ciudadanos.


Con el anuncio de la dejación de armas y la firma de paz para el próximo año en Colombia, entre la guerrillas más antigua de Latinoamérica y el estado colombiano se ha despertado en el país una tormenta de críticas a favor y en contra del proceso de paz en la habana del gobierno Santo.

El conflicto interno colombiano estallo en 1964 en Marquetalia, Tolima. Tras una ofensiva del gobierno colombiano contra una comunidad autónoma creada por grupos armados comunistas y liberales en la selva colombiana, pero tiene un antecedente histórico que remonta el conflicto mucho más allá de esa época y es con la lucha partidista (Bipartido) que desencadeno entre otras, la guerra civil más grande de la historia de Colombia (Guerra de los 1000 dias) en el año 1899; Guerra de la cual en la actualidad se tiene destello de ella y que por primera vez en su historia se tiene una fecha de caducidad 23 de marzo 2016.

Estamos a las puertas de la terminación del conflicto armado colombiano por lo menos, con la guerrilla más vieja del continente, porque no hay que olvidar al ELN. Los anuncios que hace el presidente santos sobre la terminación del conflicto han generados voces a favor como el papa francisco quien aseguro “No tenemos derecho a permitirnos otros fracaso” y en contra del proceso de paz, como los Uribistas (Seguidores del Expresidente Alvaro Uribe Velez, ahora senado) y del conservador Alejandro Ordoñez (Procurador General de la república), pero cabe anotar, que el acuerdo sobre justicia logrado en la Habana es demasiado importante y complejo como para dejárselo a quienes, como el procurador, lo reducen a la exigencia de cárcel para las Farc.[1]

La construcción de la paz se hace a través del perdón, la verdad, la justicia y la reconciliación, retomo las palabras antes mencionadas del papa francisco: “No tenemos derecho a permitirnos otro fracaso”, para desde aquí dejar mi posición sobre este tema y es que Colombia es un país que ha estado hostigado por la violencia desde su fundación como republica que pese a eso, se ha constituido como un país en vía de desarrollo, con proyección en la región y con un liderazgo económico y diplomático que solo lo tiene países que no tienen ninguna clase de conflicto.

La pregunta es ¿Cómo sería una Colombia sin conflicto? Sería una Colombia muy productiva, con grandes recursos para la educación que se vería reflejado en la calidad educativa de sus educandos, con ciudadanos más tolerantes, con inversiones privadas por todos los rincones del país, con inversiones sociales en el campo y en la ciudad.

La Colombia del posconflicto es un proyecto por el cual cada uno de los colombianos debemos luchar en el próximo referendo, es donde todos debemos responder SI al fin del conflicto, para que las próximas generaciones puedan vivir en una sociedad más prospera y un país menos violento.
Querido Colombiano compatriota que hoy me lees, quiero decirte, si el referendo piensa en las próximas generaciones que son las que disfrutaras estas tierras, nuestros hijos, nuestros nietos…. Si nos llaman a darle el ultimo empujón a la paz no lo dudes, basta de una guerra que solo deja pobreza y beneficios para unos pocos.
  

[1] Justicia, Carcel y Paz – Por Cesar Rodriguez Garavito